lunes, 28 de marzo de 2011

Notas para un diario 198 (Estar en el mundo)


Leía anoche (Gª Morente) este pasaje deslumbrante: "Nosotros vivimos, estamos viviendo. Y, ¿en qué consiste nuestro vivir? Nuestra vida consiste en que estamos en el mundo. Y, estar en el mundo, consiste en tener más o menos cosas – diré– a la mano, una porción de cosas, una porción de objetos, una porción de objetos materiales, de objetos de toda clase, que constituyen el ámbito donde nos movemos y donde actuamos. Nuestra vida, pues, consiste en tratar con las cosas que hay. Y las cosas que hay, las hay en nuestra vida y para nuestra vida. Y ese trato con las cosas es enormemente variado. Nosotros hacemos con las cosas – para vivir y viviendo– una multitud de actos: comemos frutas, plantamos árboles, cortamos madera, fabricamos objetos, trasponemos los mares, es decir, estamos constantemente actuando con y sobre todo lo que hay en nuestro derredor. Y una, una de las cosas que hacemos con las cosas, es pensarlas. Además de encender el fuego, podemos preguntarnos: ¿qué es el fuego? Pero nuestra actitud primera y fundamental no es pensar, sino que pensar es algo que en el curso de nuestra vida se nos impone. Pues bien; si nosotros tomamos esa actitud, si nosotros tomamos esa actitud reflexiva del pensamiento (que repito no es la primaria, sino ya una actitud derivada o secundaria) entonces empieza el conjunto de las cosas a adquirir, de pronto, un matiz, un aspecto completamente distinto".

N.B. La foto está tomada en la famosa librería parisina Shakespeare´s & Co.

4 comentarios:

Francis Black dijo...

Columna cuento de Garriga Vela.



El Mundo de los Pensamientos

http://algundiaenalgunaparte.wordpress.com/2009/04/19/el-mundo-de-los-pensamientos/

J. G. dijo...

para visitar sin duda

Eidyllion dijo...

Quizá ha sido leyendo "las cosas que hay, las hay en nuestra vida y para nuestra vida" cuando me ha venido a la mente Cortázar: "Un puente es un hombre cruzando un puente".
Suelo jugar con los niños a que descubran el trato variado que las personas tenemos con las cosas. Es divertido. "El fuego" podría ser "un hombre encendiendo un fuego" o en función de la sensibilidad de cada uno, otro diría: "un niño columpiándose en un hobbyhorse ante la chimenea, mientras su abuelo le lee un cuento"...

delarica@unav.es dijo...

pensamiento, narratividad, creación, distintas derivadas en nuestra relación con las cosas