sábado, 23 de octubre de 2010

Notas para un diario 178


Este nuevo año (para mí el año no comienza en enero, sino en algún punto indeterminado entre septiembre y octubre) tengo una única obsesión: ser capaz de ordenar mi biblioteca. Y eso es algo infinitamente serio.

3 comentarios:

J. G. dijo...

la mía está peor, me gusta el ligero asomar del catre.

delarica@unav.es dijo...

a mí también me gusta ese detalle, amigo

Eidyllion dijo...

Desde luego que es algo serio, sobre todo porque detrás de ese orden se encuentra la muerte.