miércoles, 10 de septiembre de 2008

Tocando el horizonte. La música de ECM

Hace ya casi diez años, descubrí en una de las dos tiendas de discos que había en Pamplona (las dos, que eran a cual mejor, con un personal de primera y una selección comparable con la mejor que puedas encontrar en cualquier capital europea han desaparecido tristemente) mi primer disco de ECM: el Morimur del Hilliard Ensemble y Christopher Poppen, una reinterpretación de algunas cantatas, partitas y ciacconas de Bach que me dejó patidifuso. No sólo era la música del disco, que desde entonces me acompaña en cada desplazamiento, sino el modo de presentar el material, los textos que lo acompañaban, las fotos, en fin, todo. Intuí que el editor de ese material tenía que ser alguien muy especial y busqué hasta dar con su catálogo. Desde entonces ECM, la Edition of Contemporary Music, una pequeña empresa radicada  a las afueras de Munich, es mi punto de referencia musical. He buscado sus producciones por medio mundo, he hecho acopio de sus mejores discos y creo que se puede decir que me he formado en ese terreno gracias a su impecable trabajo.
Tocando el horizonte
Cuando se cumplen treinta años de la fundación de la empresa de Manfred Eicher, Steve Lake y Paul Griffiths, dos musicólogos han publicado un libro (Tocando el horizonte. La música de ECM) en el que se cuenta la historia de un sueño de la inteligencia y la sensibilidad más extraordinarias. La música clásica, el jazz, la música y el cine, la creación contemporánea, las interpretaciones, la improvisación musical, el contexto cultural son algunos de los ejes de una aventura a la que uno puede sumarse en cualquier momento.
Singularidad y claridad
En el libro hay, entre otras muchas joyas, una entrevista y un escrito de Eicher en el que explica el principio que ha inspirado su trabajo: "La singularidad y la claridad están íntimamente unidas; no existe claridad sin divergencia, sin desviación, sin un movimiento que aleje del grupo o la masa. En un espacio reducido, tal resultado podría parecer una reclusión, pero la distancia próxima o la proximidad distante se me antojan una fuerza renovadora y trascendental para cualquier cultura viva. Como lo es la curiosidad".
(En la foto el cartel del Festival sobre Cine y Música organizado en Francfurt por ECM del 17 al 19 de septiembre)

2 comentarios:

angela dijo...

Qué bien que no hayas dejado el blog. Buscaré el disco

Anónimo dijo...

En ECM está editado un disco del Hilliard Ensemble con el saxofonista de jazz (un jazz muy suyo)Jan Garbarek. Es fascinante.