sábado, 24 de septiembre de 2011

Cielo Azar (César Antonio Molina)


"Flânerie", uno de los poemas de Cielo Azar (Pretextos, 2011), el nuevo libro de CAM, comienza así: "pasear sin rumbo/y atraparlo/todo…"

P.- ¿Pues no es poco rumbo, no le parece?
R.- Sí. Hay un estado mental de vaciamiento que ayuda a captar todas las cosas desde todos los sentidos y eso es lo que hace el "mirón" se entrega a todo para sorprenderse sin fin.

P.- ¿Podría ser una cifra abierta del poemario entero?
R.- Pudiera ser. Un libro de poemas lo abarca todo. La palabra poética es la más dúctil y se enrosca como una serpiente sobre el cuerpo de las cosas.

P.- Veo en este libro una mirada atrás en el tiempo, una mirada al mito y a los orígenes (del mundo, de arte, de la religión) que es naturalmente una inmensa apertura hacia delante, pero no veo nostalgia, saudade, morriña… ¿lo comparte?
R.-San Agustín hablaba del presente de los hechos pasados, el presente de los presentes y el presente de los futuros, es decir, la memoria presente de los presentes y la espera presente de los futuros. Vivimos sólo en el presente asumiendo el pasado como parte de nosotros mismos. Nuestro pensamiento lo conforma la mitología clásica, el cristianismo y todas las reflexiones que hemos heredado a lo largo de los siglos: Somos contemporáneos de los muertos y los vivos, y dialogamos con ambos de igual manera.

2 comentarios:

J. G. dijo...

El señor exministro, gran escritor.

delarica@unav.es dijo...

ya lo creo