lunes, 16 de mayo de 2011

La amistad y los libros

El aficionado a las librerías es como el que no puede resistirse a invitar a una comida improvisada a un huésped inesperado: nos apretujaremos un poco y donde hay para tres hay para cuatro. Muerta es la morada en la que no entran cada día un nuevo libro y un nuevo visitante, nuevos amigos*.

*De Claude Roy, El amante de las librerías, José J. de Olañeta, 2011, 6 €

1 comentario:

Ignatius dijo...

"Leemos para saber que no estamos solos". No se si es de la pelicula o del libro de CS Lewis "una pena en observación". Hay algunos libros, como algunos animales, que considero mejores amigos míos que muchas personas. Y una buena librería es, desde luego y muchas veces, una reunión con amigos. Si además puedes tomar café y fumar, definitivamente, mejor que muchas reuniones de supuestos amigos.