domingo, 27 de febrero de 2011

Maria Yúdina

Para Marta Moriarty

Decir que la mujer ha sufrido más que el hombre en los últimos cien años es una generalidad, aunque sólo sea porque el sufrimiento de la mujer y del hombre están íntimamente relacionados. Ella sufre y todos (hijos, padres, maridos, amantes, amigos) sufren con ella. No hay termómetros del sufrimiento y al último que se le ocurriría establecer absurdas competencias, en ese campo terrible y sagrado, es al que sufre de verdad. No obstante, en el arte, la mujer y su creación han estado particularmente cerca del dolor en todas sus formas y manifestaciones. En este blog he hablado desde este punto de vista de grandes creadoras como Anna Ajmátova, Etty Hillesum, Isak Dinesen, Marina Tsvetáieva, Katherine Mansfield, Francesca Woodman y de muchas otras. El otro día mencioné a Clara Haskill, y a los pocos días colgué una interpretación suya de la Toccata en Mi menor de Bach (BWV 914). Judía de Bucarest, sufrió la enfermedad (una terrible escoliosis primero que apenas le permitía estar de pie o tocar el piano y un tumor cerebral a los 46 años le llevaron de por vida por la senda de la amargura), la guerra, el exilio, la exclusión, la amenaza nazi de la muerte. Hoy quiero hablar de otra grandísima mujer, la pianista rusa María Yúdina (María Oudina). Nacida en 1899, en los años treinta, gentes como Pável Florenskij y músicos como Shóstakovich o Neuhaus la consideraban ya un genio clásico. Su profunda religiosidad la enemisto con el régimen y si no sufrió mayores represalias fue debido a que Stalin adoraba su música. Era valiente. Una vez detuvo un concierto y en solidaridad con Pasternak recitó un poema suyo. Se cuenta que cuando Stalin oyó por la radio su interpretación del Concierto 23 de Mozart se emocionó y pidió la grabación. Pero no había forma de conseguirla. Ordenó que se le despertara a la Oudina en plena noche y que se le grabara de inmediato. Se organizó un estudio, se buscó una orquesta y a la mayor rapidez se realizó la grabación. El dictador, nada más oír las primeras notas rompió a llorar. Quiso que se le pagara generosamente a la artista. Oudina aceptó el dinero para donarlo a la Iglesia con el fin específico de que se hicieran oraciones perpetuas por los pecados de Stalin. Aquí tenéis un fragmento de su interpretación del Concierto italiano (BWV 971).

4 comentarios:

hana dijo...

Pues no estoy de acuerdo, ni vulgaridad ni banalidad, es la triste realidad hasta que en los libros de enseñanza aparezcan sus nombres por igual.

Está muy bien y es de agradecer que personas como tú se dediquen a valorar a todos bajo el mismo rasero, pero considérate de los pocos de entre todos.

Salud

p/d.- No sólo tú puedes hacer mucho, dado en el campo por el que te mueves, tenemos que ser todos y eso está en la base: EDUCACIÓN.

delarica@unav.es dijo...

Hana
Q quede claro q pienso q las condiciones objetivas de las mujeres, en toda la historia, y aun hoy, han sido mucho peores q las de los hombres.
No hablaba de eso.
Hablaba del sufrimiento, de su dimension subjetiva, imposible de medir.
Por lo demas estoy de acuerdo contigo.

Eidyllion dijo...

Qué delicia de notas!

hana dijo...

Veo que el patrón que se sigue es el pautado por la educación (siempre masculina), tal cual el sufrimiento de las mujeres es el más nombrado ya que el de los hombres siempre ha sido callado y doblegado a su no existencia. "Ella sufre y todos (hijos, padres, maridos, amantes, amigos) sufren con ella."

Creo que el arte y su creación han estado siempre cerca del sufrir también en el hombre, lo que ha sucedido es que no se contaba con ello en general, lo consideraban ridículo, no apto de hombres. El sufrimiento en general ha estado encadenado a las mujeres en por sobre todos los conceptos sobre ellas. Al contrario que en el hombre, que siempre ha sido en particular incluyendo el secreto.

Mi opinión no es feminista, sigo la via media y creo en un mundo mejor. Como ejemplo sobre la educación puedes mirar esto si te viene bien.
"La educación que tenemos roba a los jóvenes la conciencia, el tiempo y la vida
Entrevista a Claudio Naranjo, psiquiatra chileno
Educación - 28/02/2011 8:41 - Autor: Alberto D. Fraile Oliver - Fuente: Fundación Claudio Naranjo" (no soy su devota ni na, sólo encontré que lo explica mejor).

salud