lunes, 11 de enero de 2010

Eric Rhomer

Hoy ha muerto, a la edad de ochenta y nueve años, Eric Rhomer. He visto toda su obra. Varias veces. Y la volveré a ver, no una sino muchas veces más. Ya explicaré por qué. Ahora no puedo hablar. Su muerte, como la de Bergman, me afecta en lo más profundo de mi ser; tampoco entonces pude hablar de ese hecho. Lo que sé es que me siento un poco más solo desde que me lo han dicho. Era un gran hombre, y un gran artista. Sabía, quizás como nadie, contar la historia de un alma, con todos los cambios sutiles que se van produciendo en el ánimo de alguien, según va pasando el tiempo, los encuentros, las circunstancias. Era magnífico y delicado. Con el tiempo, se fue interesando, casi de manera exclusiva, por personajes femeninos. A mí eso no me extraña.

7 comentarios:

Belnu dijo...

Sí, estamos de luto, una oscuridad interior porque el mundo será más oscuro y frío sin su mirada y su ironía, sin su escucha de los personajes femeninos. Yo lo he escrito en mi sitio: todos somos personajes de Rohmer y sé que le voy a echar mucho de menos

sara dijo...

Un abrazo fuerte. Otra triste noticia.

Bel M. dijo...

Pues yo, a pesar de su edad... quizá lo había creído inmortal. Me he quedado con una especie de escalofrío. No estás solo en tu sentir.
Un abrazo.

Icíar dijo...

¡Qué pena¡, Cuando he visto el título en google reader me he llevado un sobresalto. No conozco su obra, la de Bergman, la Sonata de Otoño, que es tan desnuda y me impactó tanto. Tengo en mente buscar las películas de Rohmer en español. Pero sobre todo me he sobresaltado por Isabel Zbelnu que tanto hablaba de él, un beso desde aquí. Y por ti ahora también, otro beso.

jaimemarlow dijo...

De Rohmer solo he visto "La inglesa y el duque", que me dejó bastante frío. ¿Me recomendais comenzar (o recomenzar) por "Mi noche con Maud"?

delarica@unav.es dijo...

sin duda

paisajescritos dijo...

Parece que es un punto (más que un punto) de unión para muchos de nosotros. Uno de mis blogs amigos (especies de despieces) se arrancaba de modo parecido aunque sin palabras. Como decía allí, le debo un pequeño homenaje al que estoy ya obligada. Sentí mucho no encontrar en San Juan de Luz ni siquiera el atardecer, pero "El rayo verde" estaba allí, la película que más me ha llegado, junto con el "Cuento de verano" y sus conversaciones eternas(¡influye tanto el momento en que se ve!). Hablo desde el recuerdo, pero tal vez ahora sea buen momento para revisitarlo. Y para escuchar "el rayo verde" de Sr. Chinarro.