sábado, 18 de diciembre de 2010

Sobre Hobby Horse

La editorial Isla de Siltolá de Sevilla me ha solicitado una selección de entradas de mi blog para una antología de blogs literarios. Junto a la selección que piden, envían a los autores un cuestionario con once preguntas, que yo he respondido (con brevedad) tal y como aparece aquí abajo:

1. ¿Por qué creaste un blog?
Supongo que porque me sentía solo.
2. ¿Desde cuándo existe el blog?
La primera entrada es del 23 de abril de 2008 (llevo escritas casi mil)
3. ¿Por qué lo llamaste así?
Una amiga mía me dijo, después de leerme, que tenía que aprender a jugar con la literatura: por eso pensé en llamarlo Hobby Horse.
4. ¿De qué temas tratas en él? ¿Por qué?
Sobre todo, y cada vez más, de libros. Antes, al principio, trataba más de mí. ¿Por qué? En parte, trata de libros porque es la mejor manera de borrar las propias huellas a la vez que escribes de los temas que de verdad te importan.
5. ¿Con qué periodicidad escribes?
Casi cada día.
6. ¿Cuánto tiempo dedicas, según la frecuencia con la que escribes, a la elaboración de cada entrada?
Veinte minutos de escritura material; y todo el día (más la noche) para leer, pensar en lo leído o para ensoñarlo.
7. ¿Qué expectativas tenías al comenzar el blog? ¿Se han cumplido?
No tenía ninguna especial, además de que me ayudase a soltar la pluma (el teclado en este caso).
8. ¿Qué otros blogs sigues habitualmente?
Bastantes, comenzando por los que tengo enlazados en el mío.
9. ¿Qué opinión te merece el fenómeno “blogs” en esta era virtual?
A mí personalmente me ayuda el tener uno.
10. ¿Cómo definirías tu propio blog?
Se parece bastante al autor: aburrido, insistente, vasco.
11. Cómo definirías tu relación virtual con los lectores de tu blog? ¿Qué te aportan? ¿Modifican tu manera de escribir?
Hay dos grupos de lectores: aquellos cuya relación es virtual (ni siquiera los conoces en carne y hueso) y aquellos, de entre quienes te rodean, que además te leen. Los segundos son muy importantes para mí. Los primeros también, pero en el fondo lo que me gustaría es conocerles.

P.S. Si alguien quiere sugerir alguna entrada, estaré encantado en incluirla entre las que enviaré para la antología.

5 comentarios:

Francis Black dijo...

la entrada :

http://alvaro-hobbyhorse.blogspot.com/2009/10/carlo-michelstaedter2.html

Creo que tendrías que ponerla, la etiqueta judeocristiana es en realidad un libro, por cierto que yo estaba en esa presentación pero mi frivolidad manifiesta hizo que me quedara pillado por la traductora.

Esta en video ese día:

http://www.youtube.com/watch?v=yWtff7Pryx0&feature=related

María dijo...

Hola, Al:
Seguramente ya has seleccionado varias entradas. Yo te sugiero, desde el cariño y mi modesta opinión, unas cuantas (haha):


http://alvaro-hobbyhorse.blogspot.com/2010/01/la-grande-neige.html

http://alvaro-hobbyhorse.blogspot.com/2008/07/la-pgina-en-blanco.html

http://alvaro-hobbyhorse.blogspot.com/2008/06/la-fe-del-carbonero.html

http://alvaro-hobbyhorse.blogspot.com/2008/06/el-vuelo-mgico.html

http://alvaro-hobbyhorse.blogspot.com/2008/06/melancholia.html


Un abrazo fuerte,
Mary.
PS: "La página en blanco" tiene que ir, sin duda, con la foto.

Henohenomoheji dijo...

Será estupendo leer tus bloguerías en libro. A mí me gusta especialmente "En ausencia de lo judío", que ya sé que fue publicado en prensa. Es difícil escoger entre tanto y tan bueno, pero seguramente tú más que tus lectores sabrás elegir aquello que mejor te retrata. Y estoy de acuerdo contigo, escribir sobre libros es el mejor modo de borrar las propias huellas sin dejar de hablar de uno mismo.

Saludos.

delarica@unav.es dijo...

Gracias a los tres
FB, creo que eso nos pasó a más de 1
Mary, many many thanhs!
Henohenomoheji, gracias también; por cierto, ¿has visto el trabajo de Remo Bodei sobre el Déjà-vu (Pretextos)? Hablaré aquí en unos días

Henohenomoheji dijo...

Pues no, no conocía ese libro, pero me lo apunto. De todos modos el título de mi blog tiene resonancias más prosaicas, en concreto alude a un par de blogs que tenía en la red hace algunos años y que acabé borrando. Lo que he escrito desde entonces no es más que una reminiscencia de aquello, el futuro de aquel pasado, un peculiar déjà-vu.

Gracias por la referencia.